Sobre el talentoso estudiante que tuvo la oportunidad de no matar a una joven, pero lo hizo

Todo este asunto fue noticia el año pasado y en estos días a causa de la publicación de un texto (no quiero calificarlo como reportaje/relato/dramatización) en la página de emeequis, se soltó algo de polémica sobre el sentido de este escrito, desde los comentarios en la entrada del post y en otros lados opinando al respecto. Tachando, bueno, calificando al autor de machista, misógino, cómplice del asesino, etc.
Pero yo no quiero agregarme a alguno de los bandos, no es mi intención aunque eventualmente podrían decirme que sí lo estoy.
Mi punto es que el autor se decanta por la versión del asesino, lo dramatiza y busca justificar cada uno de sus actos, exponiéndolos como inevitables, como la única salida y como una víctima de las circunstancias. Y la real victima, la que perdió la vida, solo contribuye en el maltrato que siempre ha tenido y le fastidia la vida muriéndose, ahorcada por él, pero muriéndose.

De las cosas que no me convencen de todo este asunto es que algunos y algunas se lo llevaron al ámbito del feminismo y no critico esto pero, el punto es que mató a otro ser humano, que pudo haberlo provocado de todas las formas posibles y no por eso debía morir. Y hubiera sido igual de grave si hubiera matado a un amigo, primo, prima, compañero, compañera o a su madre; con la única condición de que él tuviera una ventaja física en el momento de la discusión.

Suponiendo como ciertas la declaraciones que citan en el relato, siempre me ha incomodado esa actitud estilo Hulk: “No soy yo cuando me enojo”, por supuesto que eres tú, eres el tú real, sin las capas sociales aprendidas que te vas echando encima en el transcurso de la vida, cuando te sientes agredido respondes como el verdadero tú, sin preocuparte del qué dirán, de las calificaciones, de que te corran del trabajo, de nada, ese eres tú. Y así reaccionas y seguramente en algunas otras ocasiones den tu vida reaccionaste así, porque evidentemente eres intolerante a las críticas, a las burlas y a que te digan mentiroso, porque seguramente antes te habían “agredido” injustificadamente, pero el “agresor” era un linebacker de 1.90 mts y 110 kg y con un empujón tú fuiste a dar al piso y ya no te paraste por el siguiente golpe. Porque si la niña que mataste se hubiera salvado y todo terminara en un gran pleito, entonces hubieras matado a una estudiante alemana cuando se empezara a burlar de todo eso que tanto te lastima y que tanto esfuerzo te ha costado. Y digo estudiante alemana no para jalar el lado feminista sino porque es a quien tienes más probabilidades de superar.

¿Cuántas veces dejaste de ser “tú” desde que tenias tus manos en su garganta y hasta que pusiste sus extremidades en bolsas de basura?

Y respecto a todo eso que cuentan sobre las medallas, premios, habilidades atléticas, deportivas y académicas. Las considero relevantes sólo para el particular ámbito en que las obtuvo. Ninguna de estas habilidades te vuelven mejor ciudadano, mejor persona ni mejor ser humano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: